El mámol es un material de alta calidad

Es un material muy noble que no deja de ser delicado por ser una piedra y que requiere de cuidados y mantenimientos como una limpieza profunda y un mantenimiento continuado para no perder sus propiedades especiales.

Cuidado del mármol de casa

En este artículo vamos a ver los cuidados básicos que podemos dar a nuestro mármol con productos sencillos de conseguir y los cuales no dañarán el material de mámol.

Antes de comenzar es conveniente limpiar la superficie del mámol

El paso inicial para comenzar una buena limpieza es limpiar para asi retirar toda la suciedad que se encuentre en la superficie del mármol. Para conseguir esto haremos varias cosas; la primera es barrer para retirar el grueso de partículas, seguido, pasaremos el aspirador para absorber los restos más pequeños.
Si encontramos alguna mancha pasaremos un paño húmedo con agua y un poco de alcohol en caso que la mancha no salga facilmente.

¿Cómo limpiar el mámol de nuestra casa?

El segundo paso es fregar en profundidad nuestro suelo. Para aplicaremos una mezcla casera pero muy eficaz para conseguir esta limpieza profunda. Prepararemos un cubo con agua tibia en el que echaremos un tapón de jabón de suelos de mármol, una aplicación de alcohol de desinfectar y 4 cucharadas de bicarbonato. Si nos encontramos alguna mancha persistente podemos aplicar una solución de agua oxigenada con limón, el limón es uno de los mejores limpiadores naturales que existe en la naturaleza además de ser, un excelente desinfectante.
Aplicamos la solución sobre la mancha, dejamos actuar unos minutos y retiramos el líquido con un paño suave. De esta manera conseguiremos eliminar esas manchitas más resistentes.

Pulido de mármol casero en el hogar

 Si la superficie que deseamos pulir es pequeña podemos hacer un “pulido casero” con buenos resultados que consiste en hacer una pasta de agua y bicarbonato (4 cucharadas soperas) y aplicar sobre la superficie a pulir. Una vez hecho esto, le dejamos reposar a la mezcla una hora más o menos y luego retiramos con un paño suave humedecido.